Ambiente de aprendizaje inclusivo en el aula

Mtra. Thelma Dolores Macías Acosta

Aprender de la diferencia, premisa básica en la construcción de una educación inclusiva

En la Nueva Escuela Mexicana (NEM), quienes forman parte de la comunidad educativa tienen la oportunidad de aprender el valor de la diversidad de las personas y aprender de la diferencia, premisa básica en la construcción de una educación inclusiva, equitativa y justa. (SEP, 2019-2020)

A las escuelas asisten niñas, niños y adolescentes (NNA) de diferentes contextos, con una diversidad de condiciones individuales, sociales y culturales.

La diversidad comprende variadas características personales y estilos de vida cuyo producto es la heterogeneidad de los seres humanos, así, “la heterogeneidad de los estudiantes es producto de la diversidad étni­ca, lingüística, cultural, de capacidades, social y económica, entre otras” (SEP, 2019-2020).

Para atender esa diversidad y cumplir con el propósito de dar una educación adecuada y de calidad, es indispensable originar un ambiente en las clases que permita la inclusión de todo el alumnado. El ambiente en el aula es el espacio donde los NNA interactúan bajo condiciones físicas, humanas, sociales y culturales. El ambiente inclusivo, además de lo anterior, crea un sentido de pertenencia, estimula humana y positivamente a quienes participan de él.

En este sentido, el ambiente inclusivo en el aula alude a la organización de la clase y normas de conducta considerando la satisfacción de las necesidades de cada niña, niño y adolescente. Para lograr buenos resultados en el aprendizaje de los estudiantes, los docentes deben priorizar las interacciones significativas entre ellos. Esto demanda que propicien un aprendizaje más activo, colaborativo, situado, autorregulado, afectivo, orientado a metas y que facilite el desarrollo individual de construcción de significado y de conocimiento, a medida que se lleve a cabo de esta manera se irá fortaleciendo un crecimiento social y emocional del alumnado.

De acuerdo a Melania Monge (2009), dentro de las principales estrategias para la generación de ambientes inclusivos de aprendizaje podemos considerar contextualizar la educación, propiciar conflictos cognitivos y, como ya se ha mencionado, poner en práctica el aprendizaje colaborativo.

Contextualizar la educación conlleva que se diseñen situaciones que tomen en cuenta a la sociedad y la cultura y que los estudiantes aprendan en condiciones relacionadas con su entorno.

El propiciar conflictos cognitivos crea la necesidad de aprender, situaciones que motiven a los NNA hacia la adquisición de nuevos conocimientos, se les debe ofrecer oportunidades de descubrir el mundo que les rodea, así como la construcción de sus propios criterios o ideas personales.

El aprendizaje colaborativo potencia las interacciones que se dan en el aula a través de técnicas y actividades que facilitan la interdependencia positiva, la responsabilidad solidaria y la ayuda entre iguales para alcanzar los objetivos y metas. Promueve el aprendizaje centrado en el alumno basando el trabajo en pequeños grupos dando lugar a su individualidad y autonomía ya que cada NNA es responsable de su aprendizaje y de ayudar a sus compañeros a aprender. El docente se convierte en mediador, promueve y facilita la activación cognitiva y afectiva y brinda apoyo a lo largo del proceso. Algunas estrategias, actividades y/o técnicas para el aprendizaje colaborativo pueden ser: mesa redonda, rompecabezas por equipo, resolución de conflictos, lecturas cooperativas, mapas, proyectos, círculos literarios, collages, entre otros.

Como conclusión, para lograr un ambiente de aprendizaje inclusivo tomemos como referencia el siguiente apartado, obtenido del documento “Aprendizajes clave para la educación integral” (SEP, 2017)

“El ambiente de aprendizaje debe reconocer a los estudiantes y su formación integral como su razón de ser e impulsar su participación activa y capacidad de autoconocimiento. Asimismo, tiene que asumir la diversidad de formas y necesidades de aprendizaje como una característica inherente al trabajo escolar. Por medio de este ambiente, se favorece que todos los estudiantes integren los nuevos aprendizajes a sus estructuras de conocimiento y se da lugar al aprendizaje significativo con ayuda de materiales y métodos adecuados para los estudiantes.”

Referencias

Secretaría de Educación Pública. (2019-2020). Inclusión. Buenas prácticas para Nueva Escuela Mexicana. México, México: SEP.

Secretaría de Educación Pública. (2017). Aprendizajes Clave para la Educación Integral. Plan y programas de estudio. México

El clima de aula en los proyectos de trabajo. Crear ambientes de aprendizaje para incluir la diversidad infantil. http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script TEC de Monterrey. Aprendizaje colaborativo. Técnicas didácticas. Dirección de investigación e innovación educativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Contáctanos por WhatsApp